#MenoresNiUnaGota

Día del consumo responsable de alcohol en argentina

Todos los años en septiembre se celebra el día del consumo responsable de alcohol en la Argentina. Está claro que cuando hablamos de consumo de alcohol debe entenderse que se trata de personas mayores de 18 años.

La realidad de estos últimos años, nos muestra tristemente, que, nuestros chicos y chicas comienzan a consumir bebidas con alcohol mucho antes de esa edad. La edad promedio de inicio de consumo de alcohol en Argentina son los 13 años.

Según encuestas realizadas por el SEDRONAR:

El alcohol es la sustancia de mayor consumo en chicos y chicas de 13 a 17 años.

Más del 77% de la población al llegar a los 18 años ya había consumido alguna bebida alcohólica.

La mitad de los estudiantes que consumieron alcohol lo han hecho en forma riesgosa, es decir que su consumo les ha traído problemas consigo mismo o con el entorno.

Podríamos seguir mencionando cifras, estadísticas, pero lo más importante es entender que detrás de cada número están nuestros hijos.

Por estos motivos es que llevamos adelante junto con la Federación Argentina de Destilados y Aperitivos (FADA) la campaña “Menores ni una gota” cuyo objetivo es luchar contra el consumo de alcohol en menores desde una perspectiva preventiva y educativa, aportando razones que evidencien por qué el único consumo entre los menores debe ser cero.

Sin ninguna duda, cuando un menor bebe, todos somos responsables, familia, comunidad, comercio, etc.

 

Ahora bien, desde nuestro rol de padres y madres y frente a la posibilidad de que nuestros hijos menores de 18 años consuman alcohol, ¿qué podemos hacer?

Fundamentalmente actuar con autoridad, educando con el ejemplo, con presencia para estar activamente en la vida de nuestros hijos y con compromiso social generando cambios en casa que luego se transmitan a la sociedad.

¿Qué factores protegen a nuestros hijos? Sentirse cuidados, sentirse seguros y confiados, sentirse acompañados, saber que cuentan con nosotros en todo momento.

Está demostrado que los programas preventivos más eficaces son aquellos que entrenan al adolescente en habilidades que le permitan afrontar adecuadamente la vida cotidiana, entre la que se encuentra su relación con el alcohol. Es por eso que es tan importante educar y desarrollar en nuestros hijos las habilidades sociales.

Las habilidades sociales o habilidades para la vida son fundamentalmente destrezas que le sirven a las personas para relacionarse mejor consigo mismas, con las demás personas y con el entorno.

La OMS menciona diez: Conocimiento de sí mismo; Autoestima; Toma de decisiones; Resolución de problemas; Comunicación asertiva; Pensamiento crítico; Pensamiento creativo; Relaciones interpersonales; Manejo de emociones propias; Manejo de tensión y estrés; Empatía.
 

En este tiempo tan particular que estamos viviendo los invitamos a compartir con sus hijos momentos que estimulen la comunicación y el encuentro siendo respetuosos, escuchando más que hablando, teniendo una mirada empática, permitiéndoles expresar sus emociones, y sobre todo dialogando para tomar buenas decisiones.

Sumate al compromiso #MenoresNiUnaGota

Fuente: Fundación Padres

Publicado por Fundación Padres en Martes, 15 de septiembre de 2020

Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *