Rutinas

RUTINAS

Las rutinas son algo de lo que habitualmente hablamos, pero eso no quiere decir que sepamos realmente el valor que tienen. En este tiempo tan particular que estamos viviendo, las rutinas resultan una herramienta esencial para la convivencia en el hogar y para nuestro bienestar.

[ngg src=»galleries» ids=»2″ display=»basic_imagebrowser»]BENEFICIOS

  1. Mejoran la organización

Organización interna: Las rutinas permiten que el organismo se ordene. Es decir, si todos los días se pauta un horario estimativo para irse a dormir, el cuerpo mismo, a determinado horario, va a querer descansar. Similares efectos se producen con las comidas y momentos para ir al baño. También, ayudan a que la organización externa de los hábitos se realice de forma más sencilla.

Organización externa: Permiten que las actividades comunes (comer, dormir) se puedan hacer en conjunto y al mismo tiempo, y que cada integrante de la familia pueda realizar su propia actividad tranquilo.

  1. Evitan conflictos

Estar organizados permite que todos sepamos que hay determinadas cosas que tenemos que hacer y que varias de ellas tienen que realizarse en un momento determinado. Cuando esto se establece como regla, nos acostumbramos a hacerlas y dejamos de cuestionarlas tanto. De esta manera evitamos berrinches, enojos y cuestionamientos.

También ayudan a que se organicen los usos de los espacios físicos y la utilización de los objetos que los integrantes tienen en común (como la computadora). 

  1. Favorecen el crecimiento

Nos ayudan a crecer, porque nos brindan la sensación de seguridad y control. ¿Cómo sucede esto? Las rutinas nos organizan. Cuando nos organizamos, sabemos qué va a suceder en el futuro. Esto, nos tranquiliza. A su vez, cuando repetimos determinados actos, comenzamos a automatizarlos. Es decir, los hacemos sin pensar demasiado porque es algo que ya sabemos hacer. Saber hacer algo, brinda estas sensaciones tan importantes.

  1. Enseñan valores

Las rutinas nos enseñan que algunas actividades son necesarias para nuestra salud y que otras no son tan imprescindibles.

También estimulan otros valores como la constancia y perseverancia, ya que permiten que nos acostumbremos a realizar determinadas actividades. Es por esto que nos ayudan a mejorarlas y así obtener mejores resultados. Además, cuando ya estamos acostumbrados las rutinas, aprendemos a ser más pacientes y que podamos tolerar cuando algo no nos sale como quisiéramos.

TIPS PARA ARMAR LA RUTINA

  1. Dividir el día en momentos:
  • Comidas: desayuno, almuerzo, merienda, cena
  • Entretenimiento: lectura de libro, computadora, juego en familia, tv
  • Trabajo: tiempo de trabajo, estudio
  • Descanso: siesta, horario de sueño nocturno
  1. Tener en cuenta a las personas convivientes y sus necesidades

Si tenemos bebés, tíos, abuelos o familiares que requieran atención especial o tengan horarios inamovibles.

  1. Priorizar lo importante de lo urgente

Nos tenemos que fijar si tenemos el día/horario de visita de un familiar en riesgo y anotarlo primero, anotar pruebas, trabajos prácticos para entregar, los horarios de las clases virtuales.

HERRAMIENTA: CALENDARIO

NIVEL INICIAL

Armar un calendario del día. Los chicos no saben qué actividades las tenemos que hacer todos los días. Pueden armar un cronograma con dibujos de las actividades principales como:

  • Cepillarse los dientes
  • Comer
  • Jugar
  • Ordenar
  • Bañarse
  • Dormir

A medida que pasa el día, pueden ver juntos qué tienen que hacer, qué no hicieron y hablar sobre estas actividades o practicar cómo se hacen.

NIVEL PRIMARIO

Armar un calendario de la semana (¡también pueden hacer el del día!). Los chicos comienzan a poder obtener una visión más amplia del día y, a medida que pasa el tiempo, de la semana. Pueden armar juntos un calendario y especificar en qué momento van a jugar, en cuál van a hacer la tarea, cuándo van a bañarse y qué pueden ordenar o en qué pueden ayudar. La adquisición de las responsabilidades y la colaboración en casa son muy importantes.

Pueden poner una carita al final del día sobre cómo fue su día. Si fue divertido, si se portaron bien o si hicieron alguna travesura.

NIVEL SECUNDARIO

Armar un calendario del mes (¡también pueden hacer el del día o semana!). También podemos hacer uno quincenal o el que más nos sirva. A esta edad ya podemos tener una visión más global de la semana y, de a poco, también del mes. Como también tenemos más actividades como encuentros con amigos, entregas de trabajos, fechas de exámenes, proyectos personales, anotarlos nos va a ayudar a organizarnos mejor diariamente. 

A esta edad, ya tenemos más autonomía e independencia. Algunas actividades las podemos realizar solos, pero también es importante que pidamos ayuda cuando la necesitamos. De los adultos esperamos también que puedan apoyarnos cuando estamos entusiasmados con algún proyecto o interés y que nos acompañen en nuestros momentos difíciles.

Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *